Psicología del color en la decoración

Psicología del color en la decoración

Tendencias
2021

6

Octubre
Volver al blog

La psicología del color es un área de estudio centrada en analizar cómo se sienten las personas ante los colores, cómo influyen en las emociones, y en el estado mental. Es un área que ha tenido influencias en sectores como el de la publicidad y el marketing, la salud, o decoración.

Desde Azulev queremos hablarte de la psicología del color en la decoración, el sector que nos ocupa, y contarte cómo influyen algunos de los colores primarios en las personas cuando se usan en los espacios, tanto en las paredes, como en los textiles, suelos, o mobiliario.

Conocer los sentimientos que nos trasmiten los colores nos ayudará a decorar adecuadamente cada una de las estancias de un hogar, de una oficina, e incluso de un local comercial.

Psicología del color blanco

El color blanco no tiene límites en la decoración. Es el encargado de transmitir pureza, paz y luminosidad. Es perfecto para la decoración de espacios pequeños e ideal para personas de carácter nervioso que necesitan sentir momentos de calma. Es muy utilizado en habitaciones, salas de estar, zonas de estudio, en casi todas las estancias donde sea necesario sentir tranquilidad.  También es el color estrella de negocios como spas, centros de masaje, medicina estética… 

Además de todo esto, el color blanco combina con cualquier color de la paleta cromática. Puede utilizarse en las paredes, a través de azulejos, pintura, papel pintado… en el suelo, en el mobiliario, e incluso en los textiles de cualquier estancia.


Psicología del color rojo

El rojo es el color por excelencia de la pasión. Es un color muy vibrante e intenso, que transmite mucha fuerza. Por esta misma razón no es recomendable colocarlo en habitaciones de descanso, ya que podría excitar en exceso. Sin embargo, sí es un buen color para colocar pequeños acentos de color en estancias como el salón, terrazas, cocinas, etcétera.


Psicología del color amarillo

El amarillo no es uno de los colores más utilizado en decoración. No obstante, en algunos diseños de interior vemos pequeños acentos de color amarillo y nos parece una gran idea. Cualquier tonalidad de amarillo puede actuar como un gran estímulo para las personas, contribuyendo en el desarrollo de sus capacidades, por este motivo puede ser un buen color para colocar en despachos o zonas de estudio.


Psicología del color azul

El azul es uno de los colores más utilizados por los interioristas. Se utiliza en todo tipo de elementos, incluso se utiliza para pintar las paredes gracias a que evoca tranquilidad y calma. Es uno de los colores considerados fríos, y se utiliza en diferentes estilos decorativos, siendo predominante en las decoraciones escandinavas. Sin embargo, hay que tener cuidado y no abusar de él, ya que puede ser absorbente si no se sabe utilizar, e incluso podría restar luminosidad a los espacios llegando a generar sensaciones negativas.


Psicología del color gris

El gris es otro de los colores fríos indicado para las decoraciones de estilo escandinavo. Es un color que transmite serenidad, paz y calma, por eso, en los tonos más suaves, es el color ideal para salas de estar y dormitorios.


Psicología del color verde

El color verde es un must have de muchos estilos de decoración, por ejemplo el rústico, tropical… Es un color que en la decoración nos transmite naturalidad y frescura. Es el resultado de combinar azul y amarillo, y hemos querido incluirlo por el protagonismo que adquiere en las decoraciones. Además, combina perfectamente con otros colores, como el marrón, beige, blanco, amarillo, generando sensaciones diferentes en función de su color de compañía.


Psicología del color violeta

El color violeta es un color que evoca feminidad. Son colores adecuados para crear ambientes femeninos. En función de cómo se combine puede evocar vitalidad, profundidad… Por ejemplo: al combinarse con colores cálidos incita a la actividad, mientras que su combinación con fríos evoca calma.


En general, los colores más fríos y más claros, además de ayudarnos a mejorar la sensación de amplitud de los espacios, producen un efecto muy relajante y nos transmiten mucha tranquilidad, mientras que los colores cálidos tienen un efecto mucho más estimulante en las personas.

¡En Azulev contamos con colecciones de diferentes tonalidades, para que transmitas los sentimientos que desees a través de la cerámica!