Azulev Grupo: compromiso con el medio ambiente

Azulev Grupo: compromiso con el medio ambiente

Medioambiente
2018

8

Marzo
Volver al blog

El compromiso de Azulev Grupo con el medio ambiente se ha convertido en una de nuestras señas de identidad. Por eso, hemos sido premiados y certificados en numerosas ocasiones por reconocidas entidades de acreditación de calidad a nivel internacional.

La preocupación por cuidar el entorno y preservar el medio ambiente son una prioridad para nuestra empresa. En Azulev Grupo consideramos que hechos y acciones concretas son necesarios para mantener el equilibrio y la sostenibilidad de nuestro estilo de vida.

Calidad y medio ambiente

Creemos firmemente que el planeta debe ser cuidado y nos esforzamos por ello diariamente en nuestros procesos de fabricación. Contamos con los certificados ISO 9001 e ISO 14001, la DAP (Declaración Ambiental de Producto) y la AAI (Autorización Ambiental Integrada), siendo una de las primeras empresas españolas en conseguirlos, construyendo así un mundo más sostenible mientras fabricamos nuestros mejores pavimentos y revestimientos cerámicos.

¿Cómo lo hacemos?

Preprocesado

En primer lugar, las materias primas son recogidas en orígenes distintos según su naturaleza y sus propiedades. Las más importantes son: arcilla, caolín, feldespato y carbonatos. Una vez recogidas, estas materias son transportadas vía carguero al puerto de Castellón y de ahí, con camiones a la fábrica.

Mediante molturación vía húmeda y posterior secado se obtiene el grano atomizado que nos llega desde el proveedor encargado de este proceso, a tan solo 2 km de nuestra fábrica.

El transporte de las materias primas desde la mina hasta la planta de procesado se realiza a granel, de modo que no es necesario embalaje alguno, evitando así el uso de materiales tóxicos.

El calor obtenido en la mezcla de las materias primas se usa posteriormente en el secadero por atomización. Lo que sobra, se convierte en energía eléctrica y se devuelve a la red.

Proceso de fabricación

Las piezas cerámicas se conforman mediante prensado, se esmaltan y se decoran, con el fin de otorgarles unas características técnicas determinadas. La cocción es el proceso más importante, puesto que las piezas, esmaltadas y decoradas, modifican sus propiedades físicas dando lugar a un material duro, impermeable, resistente al uso y a los productos químicos.

Finalmente, las piezas son clasificadas y embaladas, tras pasar un exhaustivo control de calidad, y se almacenan en nuestros distintos centros logísticos.

Desde los hornos se recupera el aire caliente y se incorpora a los secaderos a la salida de prensas, consiguiendo así un ahorro energético y una importante reducción de las emisiones gaseosas a la atmósfera.

Para reducir las emisiones, se utilizan diversos filtros permeables a los gases que retienen polvo y, mediante duchas, se arrastran las partículas pulverulentas.

Vida útil del producto

Una vez transportado y desembalado en el edifico de destino, el producto es instalado mediante la aplicación de mortero rápido. Su vida útil será la del edificio, tomando como referencia un periodo de 50 años. El mortero rápido cementoso usado en la instalación del producto está formado por conglomerantes hidráulicos, cargas minerales y aditivos orgánicos.

Cuando el gres porcelánico ya ha sido instalado, no requiere aporte energético o mantenimiento alguno más allá de las operaciones habituales de limpieza, pudiendo utilizar agua u otros agentes, como detergentes o lejías.

Finalizada la vida útil del producto, bien por derribo o bien por rehabilitación, los residuos son transportados en camiones a una distancia no mayor de 50 kilómetros del edificio. El 70 % de los residuos de construcción y demolición se destinan a reutilización, recuperación y reciclaje. El otro 30 % se envía a vertedero controlado.

¡Hagamos del mundo un lugar mejor!